❤ Entrenamientos

Esta sección de mi página, esta dedicada a los tipos de entrenamientos, que a mi, en mi caso de cuerpo y experiencia me han servido.

Mi caso, es de una pérdida de peso de aproximadamente 20kg. Quiero darle la culpa a los estudios (que en ese momento ocupaban todo mi día y noche) por haber llegado al extremo del sobrepeso, pero la verdad es que la alimentación ayudó mucho a que de cogiera kilos de más.

Cuando vi en lo que me había convertido, decidí actuar: entrenamientos de pesas y cardio después. Obviamente vi resultados enseguida por haberle proporcionado a mi metabolismo un cambio fuera del sedentarismo y la alimentación basura. Así estuve durante varios meses, incluso le cogí el gustillo a esto de correr y me inicié en el mundo del running.

Ahora bien, bajé todo lo que tenía que bajar para estar en un cuerpo con el que me sentía bien pero un día, probé eso a lo que se le llama entrenamiento interválico de alta intensidad o “HIIT”. Eso sí es una droga, y además de diseño.

He estudiado mucho sobre los procesos que sufre el cuerpo cuando entrenamos de esta manera y he de decir, por experiencia propia, que fueron los entrenamientos que sacaron a mi cuerpo del estancamiento. El cambio en mi composición, mis músculos… La definición no tardó en llegar, porque al final, la grasa va desapareciendo y deja paso a los músculos que tanto nos cuestan moldear.

Soy muy partidaria de este tipo de entrenamientos en todas sus facetas: hiits, crossfit, LesGrit de LesMills, una buena clase de ciclo indoor también puede ser una manera de hacer un entrenamiento interválico… Pero siempre combinado con un trabajo de pesas y si es acorde a tu tipo de cuerpo.

TIPOS DE CUERPO 

¿Qué significa eso? Que antes de meterte en una rutina tienes que tener identificado tu tipo de cuerpo: ectomorfo, mesomorfo o endomorfo. Cada tipo de cuerpo requiere de una actuación sobre él diferente.

¿Cómo identificar mi tipo de cuerpo? Es muy sencillo:

  • Ectomorfo: es aquel que le cuesta mucho coger peso, tanto muscular como de grasa. Se caracteriza por tener unas caderas estrechas y los hombros de la misma manera. En caso de que este sea tu tipo, los hidratos serán tus aliados en cuanto a dieta. Y en entrenamientos, deberás dejar el cardio de lado y centrarte casi por completo en entrenar tus músculos 4 días por semana con ejercicios básicos y con peso, nada de pesitas de colores.
  • Mesomorfo: en este grupo me encuentro yo. Se caracteriza por la facilidad de perder y ganar tanto grasa como músuclo, con las caderas más estrechas que los hombros. El cardio en nuestro caso es necesario ( en este aspecto también entran los hiits ) y trabajar con pesas, a poder ser y desde mi recomendación, en trabajo de superseries del que hablaré en futuros post.
  • Endomorfo: este tipo de cuerpo se caracteriza por la facilidad de ganar peso en grasa y dificultad de cogerlo en músculo. Caderas y hombros anchos. Si estas en este grupo… olvídate de los hidratos después de la comida de mediodía… Entrenar 5 o 6 días a la semana y siempre con trabajo cardiovascular.

¿Ya sabes de que tipo eres?

MIS RECOMENDACIONES

Si vas a empezar a entrenar y lo quieres hacer por tu cuenta, es esencial que tengas el punto anterior bien claro, porque en términos generales, es lo que te ayudará a ver cambios y trabajar acorde contigo mismo. También debes acudir a tu médico para que te de el visto bueno con lo que vas a hacer.

Si por el contrario, decides empezar con un profesional, un entrenador cualificado, él va a hilar mucho más fino y va a adaptar todos los entrenamientos a ti de forma individual.

ESCUCHA TU CUERPO

No hay nadie mejor que nosotros para leer las señales del cuerpo. Por suerte, en el mundo del fitness existen muchas opiniones, pero no todas están fundamentadas.

Si decides entrenar por tu cuenta, no fuerces la máquina. Busca, lee, infórmate, entra en YouTube, pero ante todo, asegúrate de que las fuentes que estas consultando son de calidad. No juegues con entrenamientos imposibles o con dietas milagro, al final el riesgo es mucho mayor que el beneficio.

Y si decides empezar a trabajar con un profesional, también tienes que tener en cuenta que el cuerpo es tuyo y solo tuyo y aunque hagas algo porque tu entrenador te lo ha mandado, a veces las personas cometemos errores y ellos son tan personas como tú y como yo. Por lo tanto,  pon la “oreja”, conecta las sensaciones de tu cuerpo con el sentido común y entrena duro pero sin forzarte.

 

En definitiva, sé coherente y ten mucha paciencia, los cambios llegan pero tenemos que trabajar para ello. Roma no se construyó en dos días. Si las cosas se hacen bien, serán duraderas. Un cuerpo fitness requiere constancia, sacrificio y esfuerzo, pero con el tiempo, todo vale la pena.

En mis post iré colgando muchos de los entrenamientos que yo sigo.

Con amor,

Laura

 

Anuncios